Estimula el habla de tu bebé

Estimula el habla de tu bebé

Hay niños que tienen más habilidades para el habla que otros. Si bien no existe un método para enseñar a hablar a un bebé, si existen técnicas para estimular a que desarrolle la habilidad del habla y ayudar a que el bebé se “comunique”, pero que lo haga correctamente.

La falta de estímulos afectivos, sensoriales, físicos y ambientales producen retrasos en el desarrollo normal del niño. Muchos padres no saben cómo estimularlos cuando comienzan a balbucear. En este artículo te brindamos algunos consejos útiles.

Hay expertos que coinciden en que lo primero que los adultos deben hacer es estar atentos y dispuestos a dialogar con su hijo, tarea que debe comenzar antes de que nazca, ya que a partir del quinto mes es capaz de oír. Una recomendación es que la mamá intente relajarse y meditar, y en ese momento bien puede hablarle, cantarle o ponerle una canción que a ella le guste.

La comunicación con los padres o hermanos mayores es importante porque el niño tiene una relación estrecha con ellos, una relación de cariño y amor que lo estimula muchísimo a querer comunicarse con ellos, si los padres están atentos a dialogar con el bebé, éste prestará más atención facilitando su aprendizaje.

Contacto visual

Al hablar con el chico, especialistas recomiendan que los adultos lo miren a la cara (contacto visual) que es importante debido a que aparte de aprender la comunicación verbal, el bebé aprenderá a entender y usar las expresiones, gestos, estados anímicos, etc., él sólo balbucea aún, pero pronto comenzará a usar de todo para comunicarse, hasta llegar a las palabras.

Es importante aprender a captar lo que él quiere expresar a través de sus muecas faciales y hacerle saber que se lo entiende; tratar de comprender sus balbuceos y felicitar cada progreso. Asimismo, lo puede estimular a través de la lectura de libros que contengan dibujos o imágenes.

Háblale despacio y ten paciencia en el momento de escucharlos. Elogia sus esfuerzos y sus logros en el momento de hablar.

Otra de las recomendaciones que hacen algunos expertos es que los padres no deben dirigirse hacia su hijo de manera infantil. Los adultos tienen que hablar como adultos. Un niños, aunque sea chiquito, tiene la capacidad de entender más palabras de las que puede decir.

Cuando ellos tienen tres y cuatro años, recuerda siempre promover y respetar los turnos para hablar, de la misma forma que lo hacías cuando tenía menos meses. Ten presente que en una conversación participan dos personas. Dale tiempo y espacio para que pueda expresarse.

Nómbrale, repite e identifica los diferentes sonidos producidos por animales u objetos. Por ejemplo: El gato maúlla ‘miau’. El perro ladra ‘guau’, Suena el timbre ‘ringgg’….

Por último, algo muy importante es que estos momentos no deben ser una clase, sino un tiempo de regocijo y de placer, que disfruten ambos. Tener en cuenta que cada bebé crece y se expresa a su manera, por lo que es primordial que los padres se basen en sus propios instintos como una forma de guiarse sobre las necesidades de su hijo.

 

Compartir:
No Comments

Post A Comment