¿Por qué luchar contra la obesidad infantil?

¿Por qué luchar contra la obesidad infantil?

Un niño gordito puede pasar de ser una imagen tierna para convertirse en un problema. Bajo la premisa de “los niños deben comer de todo”, a veces se nos va la mano con las galletas y los refrescos. También es natural que el día a día nos abrume y no prestemos suficiente atención y tiempo a promover hábitos de alimentación saludable en nuestros niños. No es fácil, nadie lo ha dicho. Pero es una tarea que solo la familia puede hacer, pues lo que enseñes ahora impactará la salud de tu hijo en el presente y el futuro.

Aunque no lo creas, hay muchos riesgos asociados a esos cauchitos aparentemente inofensivos en la pancita de tu hijo. La hipertensión, el colesterol alto y la diabetes tipo dos, eran problemas de salud que afectaban a los adultos con malos hábitos de vida y que cada día se hacen más frecuentes en niños pequeños.

¿Quiere decir que debes poner a tu hijo en dieta estricta? Para nada. La clave está en transmitirle con la acción y el ejemplo buenos hábitos que lo acompañen toda su vida y le permitan cuidar de sí mismo.

¿Cómo? Dieta balanceada, consumo ocasional de chucherías y refrescos y actividad física regular, son tres retos que puedes plantearte para iniciar la lucha contra la obesidad infantil. Y si tu hijo no tiene sobre peso, no quiere decir que puede comer lo que sea. Como madre tienes la hermosa responsabilidad de enseñarlo a cuidar de sí mismo, no solo en resguardo de su imagen, también de su salud, bienestar y autoestima.

Compartir:
No existen comentarios

Deja tu comentario