El secreto de un buen caldo

El secreto de un buen caldo

Existen dos tipos de caldos: caldos oscuros y caldos blancos, el primero se diferencia por dorar primero los huesos y verduras antes de meterlos en la olla, en cambio en el caldo blanco se suelen poner directamente los alimentos sin ningún tipo de cocción previa ¿pero cómo saber cuándo y cómo debes preparar un tipo de caldo? Por lo general los caldos de ternera se acostumbran preparar oscuros y los de pollo y verduras en cambio tienden a ser blancos.

Es importante que coloques los alimentos en el agua aún sin calentar, porque de lo contrario, las verduras, por ejemplo, pierden algunas proteínas y parte del sabor.

Debes tomar en cuenta la cantidad de agua requerida para el caldo. Un buen nivel se logra añadiendo agua durante la cocción. Recuerda también que al momento de hervir, debes bajar el fuego inmediatamente y seguir cociendo el caldo a esa intensidad.

 

Compartir:
No existen comentarios

Deja tu comentario