¿Debo permitir que mi hijo coma en la cantina del colegio?

¿Debo permitir que mi hijo coma en la cantina del colegio?

La cantina escolar debería ser el reino de la alimentación saludable. En lugar de las empanadas fritas, deberían abundar las arepas asadas. En vez de jugos procesados, debería  sobrar el agua mineral. Antes que las chucherías, deberían venderse frutas enteras. Pero como ya sabemos que esa no es la realidad actual, es necesario que armemos una estrategia para aprender a vivir con la cantina que tenemos. Sigue estas tres recomendaciones:

  • Prepara loncheras atractivas y apetitosas.Conquista a tu hijo haciéndole caritas divertidas con el sándwich o la arepa. Planeen juntos el menú, compren los ingredientes e incluso podrías involucrarlo en la preparación. Hazlo parte de este proceso, diviértanse juntos y verás que poco a poco disfrutará más las opciones que tú le mandas.
  • Una vez a la semana no le hará daño.Para que la empanada grasienta no se convierta en el objeto de un deseo inalcanzable para él, dale dinero una vez a la semana para que desayune en la cantina. La excepción no le hará daño, lo importante es no convertirla en una regla.
  • No cometas los mismos errores.Los jugos de cajita, las frituras y las chucherías no son las mejores opciones para la lonchera. Si te preocupa la alimentación de tu hijo, mándale opciones saludables y balanceadas. Evita enseñarlo a empezar el día con una bomba calórica.

Requiere planificación, un poco más de tiempo y amor, pero la recompensa será que tu chamo estará mejor nutrido, tendrá más energía y concentración para aprender en la escuela. Adquirirá buenos hábitos alimenticios y salud en el presente y el futuro. Vale la pena intentarlo.

Compartir:
No existen comentarios

Deja tu comentario